Nuestro propio infierno

Adolfo López-Recarte se reúne en una habitación de hotel para hacer un reportaje escrito sobre Lucía Fernández, una poderosa empresaria y una de las mujeres más influyentes del país, que nunca ha concedido una entrevista.

Tras un pequeño juego de poder sobre quién puede llevar la iniciativa en la misma, Lucía se revela como Lucifer, el Diablo en persona, y Adolfo se enfrenta ahora a la entrevista más importante de su vida.